no-fucking-way-ct-ok

Suena la música y ya estamos dentro, dentro del viaje que supone No Fucking Way. Empezamos arriba, fuerte. Baile, puesta en escena, escenografía y vestuario de vértigo. Interactúan con un público expectante y nos sacan una sonrisa, y alguna carcajada. Pero no todo es comedia, la cosa enseguida se pone seria. Consiguen acaparar toda nuestra atención con cada gesto y matiz. Nos gustaría tener tres pares de ojos para no perder detalle. Dos actrices y un actor, que a lo largo de tres actos interpretarán a nueve personajes; a tres tocan cada uno, nada fácil. Y en esa dinámica disfrutamos de un amplio panorama de la misma historia.

Lo mejor de No Fucking Way es que genera una atmósfera densa e incómoda que resulta muy atractiva; atmósfera que puede corresponder a otras latitudes, pero que es por todos conocida. Un conflicto del que somos testigos y cómplices. Todo ello regado por una maravillosa música que hace florecer las acciones de las tramas y sus personajes.

El tiempo pasa volando y llegamos derrapando a un final tan potente como el arranque. Se cierra el círculo. La traducción literal del título lo dice todo, aquí nadie sale indiferente.

REPARTO: Judit García Rosado, Hugo Alejo, Iris Lezcano

DIRECCIÓN: Laura Ortega

LUGAR: Sala Intemperie Teatro

FECHAS: Del 23 enero al 15 de febrero

COMPRA ENTRADAS